martes, 29 de abril de 2014

UN TECHO DE NUBES FORMADO POR LOS VIENTOS ALISIOS.

 El clima perfecto para mantener estas flores tan especiales en sus cuidados . Necesitan temperaturas altas durante el día y bajas durante la noche con un nivel de humedad medio .

 Amanece el día con los primeros rayos de sol hasta que comienzan a aparecer las nubes formadas en el mar y viento las empuja hasta las zonas de medianías de la isla. En este caso es de 700m de altitud.
Se puede ver como las nubes cubren los cielos haciendo un techo con efecto invernadero.
Calor y humedad.
El clima perfecto para el crecimiento de las proteas.

                                      
                                         Debajo de este mar de nubes está la ciudad , un techo como subes de algodón pero que en este caso son nubes de verdad.

 
Este fenómeno climático es característico de la primavera y verano en algunas zonas de las islas.
Ese efecto invernadero favorece a el crecimiento de las plantas.


3 comentarios:

  1. La naturaleza es tan sabia que si la respetamos ella sola busca recursos. Un abrazo amiga Candela

    ResponderEliminar
  2. Magnífico ese efecto invernadero para las plantas y como dice Doris, la naturaleza busca recursos sabios.
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar