sábado, 27 de julio de 2013

MILES DE ABEJAS

 Yo no las puedo contar pero creo que son muchas , muchas ...  El sol azota sin tregua  y la flora y fauna necesita agua . Aquí en este recipiente recolector de agua las abejas llegan a milesssssss

 He tenido que poner unas hojas flotando en el agua para que puedan parar su vuelo y beber esa agua tan deseada que van buscando.

 Parece un enjambre  , se oye un zumbido con eco me asomo pensando que era ese enjambre deseado para introducir en la colmena  pero no es así, La reina no está con ellas y entonces me quedo y observo, solo buscan agua.

 
Estas abejas son las que polinizan cada una de mis plantas y de mis árboles frutales, polinizan cada flor que se encuentra por la zona y es una maravilla .
 
 La historia de las abejas ha acompañado a la del hombre. Desde el amanecer de la humanidad, el hombre ha saboreado la miel. Hoy, el néctar resulta raro pues las abejas están enfermas. Desde hace una treintena de años en Francia, las poblaciones de abejas disminuyen, se fragilizan. Señalado culpable: el hombre con la sobreexplotación industrial de la naturaleza, el añadido inconsiderado de productos químicos para producir mejor y más. El «más» se ha transformado en su contrario. Una vez más, he ahí el ecosistema amenazado.
Además de la abeja, es toda la cadena complementaria que enlaza el animal al vegetal la que se encuentra desajustada.
 
 No abejas = no polinización = desaparición de ciertas especies vegetales = desaparición de ciertas especies animales…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada